La Escuela de Talento Joven de Reinosa se pone en marcha con 30 alumnos

La Escuela de Talento Joven del Ayuntamiento de Reinosa ha dado ya sus primeros pasos con los 30 alumnos que, durante los próximos 18 meses, estarán participando en este programa que alterna la formación con el empleo y que tiene, como objetivo, “mejorar la empleabilidad de las personas jóvenes sin trabajo (menores de 30 años), de cara a facilitar su inserción laboral, aunque también está abierto a desempleados que superen esa edad, siempre que su presencia no suponga más del 40% del alumnado final.

Las 2 especialidades ofertadas en esta segunda etapa de la Escuela son “Instalación de placas de yeso laminado y falsos techos” y “Montaje y mantenimiento de instalaciones eléctricas de baja tensión”.

En una primera fase, ya iniciada, y que, con 6 meses de duración, tiene un carácter eminentemente formativo, los alumnos estarán becados, pero será en la segunda etapa cuando el Ayuntamiento de Reinosa los contrate por un periodo de 12 meses en el que percibirán el salario mínimo interprofesional. Como nuevos trabajadores municipales, llevarán a cabo la continuación de la obra de rehabilitación del antiguo matadero de Reinosa.

A estas contrataciones, hay que añadir las otras 5 realizadas por el Consistorio para poder poner en marcha el programa y que son las del director de la Escuela, una administrativo y 3 docentes.

Financiación

El presupuesto con que cuenta la Escuela de Talento Joven del Ayuntamiento de Reinosa asciende a 948.993 euros, de los que 879.534 euros proceden de la subvención concedida por el Servicio Cántabro de Empleo. El resto, lo aporta el Ayuntamiento de la ciudad.

Visita municipal

El alcalde de Reinosa José Luis López Vielba y el concejal de Empleo y Desarrollo Local Daniel Santos han visitado hoy la Escuela, una visita en la que han destacado “la oportunidad” que esta ofrece a los alumnos de “formarse y adquirir las habilidades necesarias” que les proporcionen “su acceso al mercado de trabajo”, fin último de este programa cuyo éxito, dijeron, “es cosa de todos”.