Reinosa acoge un simulacro de gran envergadura de emergencia por inundación

Reinosa fue escenario de un simulacro de emergencia por inundación, el primero de esta envergadura que se desarrolla tras la crisis sanitaria provocada por la COVID-19, ya que se han podido comprobar, entre otras cuestiones, los procedimientos de aviso a la población y los protocolos de actuación ante este tipo de alertas.

Así lo ha asegurado Paula Fernández este martes desde el Puesto de Mando Avanzado (PMA), instalado en Reinosa, para quien la realización de simulacros sirve para “coordinarnos, prevenir y prepararnos” de cara a cualquier tipo de emergencia que ocurra en la Comunidad Autónoma. Ya en el PMA, ha recordado que, tras la pandemia, se habían llevado a cabo este tipo de actuaciones en diferentes empresas químicas de la región, pero “nos hemos querido adelantar” con la realización de uno con la activación del Plan Especial de Protección Civil de la Comunidad Autónoma de Cantabria ante el riesgo de inundaciones (INUNCANT) que permite intervenir “como si realmente hubieran ocurrido unas inundaciones, como las que se produjeron en 2019 en la comarca”.

Para ello, se han puesto en marcha 17 supuestos distintos en los que se han visto involucrados unos 120 efectivos, y han participado diferentes personales y técnicos. Como novedad, se ha incorporado en la actuación un arquitecto que permite la valoración previa de la situación y que, en el caso de Reinosa, se ha tratado de la simulación de una grieta en un edificio. Además, en el simulacro, también han intervenido dos personas con discapacidad auditiva, dentro del convenio que tiene la Consejería con el CERMI.

Se trata de emular todo tipo de situaciones que se dan con frecuencia e incluso “adelantándose y preparándose para aquellas que “pensamos que solo podrían darse en la ficción”, ha destacado.

En este ejercicio práctico, se ha activado, como novedad, la fase de preemergencia en la que el Ayuntamiento de Reinosa ha asumido la responsabilidad de todas las intervenciones y actuaciones.

En este sentido, Paula Fernández ha puesto en valor la labor “importante” de los ayuntamientos en esta fase pues, aunque el Gobierno de Cantabria asume la dirección en la fase de emergencia, el Ayuntamiento de Reinosa ha participado, poniendo en práctica la guía municipal de respuesta ante inundaciones, que ha elaborado la Dirección General de Interior del Gobierno de Cantabria.

Tras las actuaciones previas del Ayuntamiento, se ha declarado la fase de emergencia en la que se ha transferido la dirección de la emergencia al Gobierno de Cantabria quien ha activado a todos los medios de intervención.

En global, en este dispositivo, que se ha desarrollado en 17 escenarios diferentes de Reinosa, han participado alrededor de 90 intervinientes, 20 figurantes, y en torno a una decena de evaluadores. Entre ellos, han intervenido efectivos de la Consejería de Presidencia, Interior, Justicia y Acción Exterior, a través de la Dirección General de Interior y bomberos del Servicio de Emergencias de Cantabria (SEMCA), además de miembros del O61 y de la Dirección General de Pesca del Ejecutivo cántabro. El equipo del helicóptero y del servicio de drones del Gobierno de Cantabria también han intervenido durante la ejecución del simulacro.

Asimismo, ha participado el alcalde de Reinosa José Miguel Barrio y diferentes concejalías del Consistorio; equipos de Cruz Roja, Guardia Civil, Policía Local, voluntarios de las agrupaciones de Protección Civil de Reinosa, de Cabezón de la Sal, Camargo y Santander, bomberos voluntarios de Santander, e integrantes de la Federación de Asociaciones de Personas Sordas de Cantabria (FESCAN)